Responder al tema  [ 8 mensajes ] 
 ISABEL, la serie 
Autor Mensaje
Avatar de Usuario

Registrado: 28 Jun 2011, 20:17
Mensajes: 154
Nota ISABEL, la serie
Me he tomado la libertad de abrir un tema sobre la serie que han estrenado hoy en la 1 de la vida de Isabel la Católica. No sé si la habéis visto y qué os ha parecido.

A mí personalmente este primer capítulo me ha gustado mucho, está muy bien hecha y con seriedad, bien documentada y con menos licencias que la de "Toledo", además, ¡por fin una serie "seria" de historia de España que se remonta más atrás de la guerra civil!.

Un detalle curioso: El personaje de Gonzalo Chacón, preceptor de la Infanta lo interpreta Ramón Madaula que hace 23 años, en 1989 protagonizó una serie biográfica sobre Pedro I de Castilla, tatarabuelo de la Reina Isabel, (su abuela Constanza de Lancaster, mujer de Enrique III el Doliente era nieta de Pedro I).

Una consulta a propósito. Repasando mentalmente las últimas moradas de los protagonistas, no consigo colocar a la reina Juana de Portugal, la mujer de Enrique IV y madre de Juana la Beltraneja. ¿Alguien es tan amable de ubicarme su última morada?


11 Sep 2012, 00:41
Perfil
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Oct 2009, 15:54
Mensajes: 7326
Ubicación: ESPAÑA
Nota Re: ISABEL, la serie
Muy bien hecho Lince.
A mí me sorprendió muy favorablemente, no esperaba tanto y tan bien la verdad. Sí que es cierto que está muy novelado y exagerado en algunos momentos, pero es de esperar para que la gente siga la serie. Pero por lo demás me pareció muy interesante y bien hecho. Me gustó ver el Castillo de Arévalo el real y no algo inventado, aunque no puedo decir lo mismo de los bosques por los que pasea la familia en Arévalo, que parecían una selva con helechos y todo... nada más lejos del paisaje castellano...
Por lo demás me enganchó y me agradó... como bien dices, por fin una serie histórica bien hecha... Aunque no sé qué continuidad tiene por temas de presupuesto...

_________________
ALberto, Admin.


11 Sep 2012, 09:21
Perfil WWW
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Oct 2009, 15:54
Mensajes: 7326
Ubicación: ESPAÑA
Nota Re: ISABEL, la serie
Respecto a la tumba de la Reina Juana... no la tengo fichada sinceramente. La Wiki dice que está enterrada en la Capilla de los Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo pero no nos consta.
Creo que la Reina muere en Portugal por lo que es posible que fuera enterrada allí??

Lo único que he encontrado al respecto es esta frase:

Su testamento es conmovedor. Pide que antes de morir sea echada en el suelo y no en ataúd, y con una coquetería de feminidad exaltada dice: "que sea enterrada en algún lugar hueco que no llegue luego la tierra sobre mí".

_________________
ALberto, Admin.


11 Sep 2012, 09:30
Perfil WWW
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Oct 2009, 15:54
Mensajes: 7326
Ubicación: ESPAÑA
Nota Re: ISABEL, la serie

_________________
ALberto, Admin.


11 Sep 2012, 11:07
Perfil WWW

Registrado: 13 Abr 2011, 22:00
Mensajes: 302
Ubicación: Madrid
Nota Re: ISABEL, la serie
A mi me ha gustado mucho la serie ,mejor que Toledo y con los personajes bien conseguidos,que alguien preguntaba donde estaba enterrada la mujer de Enrique IV ,leí hace poco que estuvo enterrada en la basilica de San Francisco el Grande de Madrid, pero que sus restos al intentarse hacer allí un panteon de hombres ilustres Y al estar reconstruida dicha basilica en tiempos de Carlos III se perdieron sus restos.
Espero haber servido de ayuda...


11 Sep 2012, 12:07
Perfil
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Oct 2009, 15:54
Mensajes: 7326
Ubicación: ESPAÑA
Nota Re: ISABEL, la serie
Gracias Alexeis, has servido de mucha ayuda. Confirmado:

Bajo las bóvedas del histórico
templo se guardaban las cenizas del
sabio cuanto misterioso Marqués de Villena;
las de D.a Juana de Portugal, esposa de Enrique
IV,
y las del embajador de la república
de Venecia Leonardo Mauro.


Tomado de "Descripción del templo de San Francisco El Grande" de 1890


Y:

Seis meses después de morir su esposo, Juana de Portugal le siguió a la tumba, falleciendo a la edad de 35 años por una misteriosa enfermedad o por haberle sido administrado algún veneno, como algunos sospechaban. La reina, que amaba la alegría y la pompa, murió humildemente, tirada en el frío suelo del convento de San Francisco el Grande cubierta con un pobre hábito. Había pasado los últimos seis meses de su vida en unas sencillas habitaciones contiguas al pórtico de San Francisco, menos una que daba a San Onofre. Isabel La Católica mandó erigirle un mausoleo con una estatua y el epitafio: " Aquí yace la muy excelente, esclarecida y muy poderosa reina doña Juana, mujer del muy excelente y muy poderoso rey Enrique IV, cuyas ánimas dios aya, la qual falleció día de san Antonio, año de mil cuatrocientos setenta y cinco". Se ha escrito que su muerte fue poco llorada y sentida en el reino.

En su testamento pedía con un rasgo de coquetería femenina: " que sea enterrada en algún lugar hueco que no llegue luego la tierra sobre mí ". A su amante Pedro de Castilla le otorgaba la mitad de Sequera de Torregalindo " por el señalado servicio que me hizo cuando me sacó de Alaejos". Sus dos hijos ilegítimos no aparecen en el testamento de la reina Juana, siendo presumible que se hicieron cargo de ellos los Castilla. La reina Isabel procuró con caridad y dignidad su mantenimiento y educación, así como el cuidado del sepulcro de la reina Juana en Madrid.



De: http://mujeresdeleyenda.blogspot.com.es ... la-ii.html

_________________
ALberto, Admin.


11 Sep 2012, 12:36
Perfil WWW
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Oct 2009, 15:54
Mensajes: 7326
Ubicación: ESPAÑA
Nota Re: ISABEL, la serie
Esto me recuerda que uno de los grandes proyectos inconclusos es una lista de enterramientos de los reyes hispanos... que aún no tenemos hecha...

_________________
ALberto, Admin.


11 Sep 2012, 15:42
Perfil WWW
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: 07 Oct 2009, 15:54
Mensajes: 7326
Ubicación: ESPAÑA
Nota Re: ISABEL, la serie
Ya que estamos os traigo un interesante reportaje que encontré sobre la tumba de la Beltraneja buscando la tumba de su madre:

El sepulcro perdido de la reina Juana
por José Guadalajara





Juana de Castilla
Uno de los grandes enigmas de la Historia de España lo constituye la verdadera relación biológica que unió a Juana de Castilla con Enrique IV. ¿Fue hija suya o lo fue tan solo de su esposa, la reina Juana de Portugal? Sobre este supuesto corrieron desde el mismo nacimiento de Juana murmuraciones y acusaciones que quedaron plasmadas en las crónicas y documentos de la época, es decir, desde 1462, año de nacimiento de la infortunada heredera de Castilla. Naturalmente, cuando hablamos de paternidades y filiaciones en la realeza medieval, hemos de considerar la importancia que para la sucesión dinástica tenía tal consideración, pues solo la certeza biológica aseguraba la legalidad en la sucesión cuando se trataba de transferir el poder de padres a hijos.

Sobre Enrique IV se han forjado infinidad de leyendas que no se han apagado con el transcurso del tiempo. El doctor Gregorio Marañón, a partir de los datos cronísticos y biográficos –confirmados con el posterior examen forense del cadáver de este rey en el año 1946-, asentó la tesis de que se trataba de un individuo al que caracterizó como un “displásico eunucoide con reacción acromegálica”, terminología científica que puede traducirse por una deficiencia de secreción de las glándulas sexuales que lleva aparejada unas características fisiológicas determinadas y una personalidad con tendencia a la introspección, a la soledad y a la falta de voluntad, todo ello, al parecer, constatado en este rey de Castilla a partir de las crónicas y de las afirmaciones de sus coetáneos. Tal vez, la impotencia, o al menos cierta dificultad para procrear, puedan ser otras de sus consecuencias, lo que redundaría en un detrimento de sus posibilidades de paternidad y, por lo tanto, de que Juana fuera su hija.

Enrique IV de Castilla
Este asunto de pura biología, de tanta repercusión política en su tiempo, tendría ahora fácil resolución con un análisis comparativo de ADN de los restos de Enrique IV con los de su supuesta hija. El cuerpo momificado del rey se descubrió accidentalmente en el monasterio de Guadalupe (Cáceres) detrás del retablo mayor de la iglesia, pero el de Juana de Castilla –conocida despectivamente como la Beltraneja a raíz de ser considerada descendiente de Beltrán de la Cueva, valido del rey- se encuentran en paradero desconocido.

No he de negar que, como novelista, me he servido de este misterio histórico para trasladar al argumento de La reina de las tres muertes este episodio del pasado. Varios de los personajes de mi novela se sienten fascinados por la posibilidad de descubrir ese perdido sepulcro de la hija de Enrique IV y, por este motivo, viajan a tierras portuguesas para tratar de localizarlo. No albergo dudas de que, tanto para el historiador como para el escritor de novelas históricas, tal posible descubrimiento representaría un hallazgo fabuloso que, si bien no serviría ya para evitar la injusticia cometida contra Juana de Castilla, al menos saldaría una deuda con la Historia. Lo digo sintiéndome partícipe de ambas vertientes: la del riguroso historiador y la del imaginativo novelista.

Pero, ¿cuál es la realidad de los hechos en torno al enterramiento de Juana de Castilla?

Es preciso recordar antes que, tras la guerra civil castellana de la que salieron victoriosos los Reyes Católicos, Juana quedó recluida en Portugal como monja en un convento franciscano de Coimbra, aunque más tarde se trasladara a Lisboa y, probablemente, llevara una vida religiosa un tanto alejada de los claustros. La hija de Enrique IV murió un 28 de julio de 1530 en esta última ciudad, y todo parece indicar que fue enterrada aquí. Por desgracia, no se conserva su segundo testamento, en donde figuraría el lugar elegido por ella para que le dieran sepultura y que, a todas luces, debió ser distinto al que consta en un primer testamento o borrador que, en cambio, sí ha llegado hasta nosotros. En él expresa, entre otras mandas testamentarias dirigidas al rey Juan II de Portugal, su voluntad de ser enterrada en un convento franciscano próximo a Lisboa.

Este testamento es muy posible que lo redactara cincuenta años antes de su muerte, por lo que esta decisión debió de ser modificada. De hecho, un testimonio brindado por Lope Hurtado de Mendoza, embajador de Carlos V en Lisboa, así parece confirmarlo, ya que don Lope ofrece una versión que se acomoda perfectamente con un cambio en las disposiciones testamentarias de Juana de Castilla con respecto al primer lugar elegido para su enterramiento. El embajador se despacha sobre este particular con cuatro palabras precisas que transmite en una carta dirigida al rey de España, en la que además le refiere otros pormenores sobre el fallecimiento de Juana de Castilla, mujer ya de sesenta y ocho años. Así certifica don Lope el lugar elegido para situar su tumba: “Enterróse en Santa Clara”. ¿Cabe dudar de esta declaración oficial? Hasta la fecha, no nos queda otro testimonio.

Esto sucedió en 1530, pero todos sabemos de sobra que ni siquiera los muertos descansan a veces tranquilos en sus habitáculos. Los traslados de domicilio mortuorio, por diversas razones, son frecuentes a medida que van pasando los años. ¿Pudo, entonces, en algún momento, entre 1530 y 1755, ser trasladado el cuerpo de Juana de Castilla a otra ubicación diferente?

Grabdo con el terremoto de Lisboa
De ser así, habría escapado al terrible terremoto que arrasó Lisboa en este último año citado y que destruyó la mayor parte de sus palacios, iglesias, conventos y casas, afectando en un ochenta por ciento a todo el casco viejo de la ciudad. Si el cuerpo de Juana de Castilla, llamada por los portugueses la Excellente Senhora, no se hubiera encontrado entonces ahí, se habría salvado de los efectos devastadores del seísmo.

Ficción o realidad, esto último es lo que cree que sucedió Ramón Nenclares, protagonista de La reina de las tres muertes. Así, según un documento de 1580, durante el asedio de Lisboa por parte del duque de Alba, el cadáver de Juana de Castilla habría sido cambiado de ubicación y ocultado para impedir que cayera en poder de Felipe II, que se proclamó rey de Portugal en ese mismo año. Nenclares se trasladará hasta las cercanías de Lisboa para buscar el sepulcro perdido, pues está plenamente convencido de que el cuerpo de Juana de Castilla había sido desalojado del convento de Santa Clara de Lisboa y que, por lo tanto, se habría librado de los estragos del terremoto.

Hoy en día nada sabemos de aquel Ramón Nenclares que vivió en el siglo XIX ni si descubrió o no el lugar de enterramiento de Juana de Castilla. En La reina de las tres muertes se nos recuerda su periplo y su fascinación hacia esta mujer a la que su tía Isabel la Católica usurpó el trono de Castilla. Nadie pudo entonces demostrar si era hija o no de Enrique IV, quien, al parecer, murió envenenado, pero lo cierto es que sus restos se encuentran en algún lugar de Portugal a la espera de que una mano los extraiga algún día de su tumba.

http://www.joseguadalajara.com/modules. ... ge&pid=148

_________________
ALberto, Admin.


11 Sep 2012, 15:50
Perfil WWW


Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 8 mensajes ] 

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
cron
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Forum style by ST Software.
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com
phpBB SEO
Crear Foro | Subir Foto | Condiciones de Uso | Política de privacidad | Denuncie el foro